Alarmas de intrusión

Un sistema de alarma está preparado para detectar ciertas condiciones en una propiedad que supongan una intrusión no deseada, como la apertura de una puerta o ventana, el desplazamiento de personas en un área o el intento de rotura o violación de cualquier punto de un inmueble. También se utiliza para detectar condiciones peligrosas para las personas como incendios, escape de gas, inundación, etc., advirtiendo de este u otro peligro al usuario y a las autoridades.

Debe ser capaz de auto protegerse, de funcionar aún con falta de electricidad y de ser confiable. Un sistema de alarma inseguro o poco confiable cumplirá mal su objetivo de brindar tranquilidad y seguridad al usuario y a la comunidad.

Los sistemas de alarma se pueden dividir en tres bloques para su análisis:

Elementos de detección

Elementos de control

Elementos de aviso

Los elementos de detección son los dispositivos que detectan el evento que se quiere controlar; como la apertura de una puerta, el movimiento de una persona, etc. Para cada “evento” a controlar existe un detector específico, con múltiples variantes que posibilitan ajustar el detector a dicho evento. Como ejemplo están los detectores magnéticos para controlar aperturas y cierres de puertas entre otros usos.

Los elementos de control engloban al equipo propiamente dicho llamado panel de alarma  o central de alarma, los dispositivos para encender y apagar el sistema y para programarlo, la alimentación del sistema (red domiciliaria y batería) y diversos módulos de expansión o de control.

Los  elementos de aviso son los dispositivos con los que el equipo comunica una alarma u otro evento de

utilidad para el usuario. Son las sirenas y campanas, el llamador telefónico y el sistema de monitoreo de alarmas entre otros.

Written by

Comments are closed.

Close
www.000webhost.com